Ansiedad


Al final, no sé muy bien cómo, me he juntado con dos ejemplares de Ray. A Tribute to the Movie, the Music, and the Man. Se por qué. Siempre he sido una ansiosa sin remedio. Además de una neurótica y muchas cosas más, casi siempre taras de fabricación.

Supongo que la razón de que me guste tanto el cine de Woody Allen es que, lejos de ver a sus personajes cómicamente incomprensibles, me reflejo en ellos con la risa amarga de la autocrítica. A mi amigo Aarón le gusta Bergman porque es tan existencial_pesi_mista como él. Y la razón de que a mi amigo Juanqui le gustan los libros de dragones la sabe él y su futuro psiquiatra.

Pues mi ansiedad, mi neurosis, mi perfeccionismo, juntados a mi Tesina, me han llevado a tener dos copias de esta fabulosa joyita. Así que he pensado que, si alguno de los lectores habituales, quiere una copia, sólo tiene que invitarme a una cerveza.

Salud y buen fin de semana.

Comentarios

MeRiAdOx ha dicho que…
Qué injusto!... no tengo ni para tomarme una en la esquina y menos para cruzar el atlántico... pero la invitación es demasiado tentadora...

Tortura gratuita!
Anónimo ha dicho que…
Tomo nota, angel eyes.

Besos con los ojos cerrados.

Entradas populares de este blog

Un poema

Stardust

El hombre que se inventó el jazz