Nueva página web


En los últimos tiempos, he estado publicando algunos relatos y poemas en este espacio que nació, en el año 2005 (no ha llovido...), para hablar de jazz. En estos últimos años, en los que he vivido en una montaña rusa emocional de la que he tratado de salir centrándome más en la escritura, se me ha acercado gente para pedirme libros o un espacio web en el que seguir mi trabajo. Al final, he ido mezclando en mis redes sociales a personas de mi ámbito familiar con desconocidos que querían saber qué escribía. Hacía tiempo ya que quería crear un espacio para recoger mi trabajo literario. Hace poco, en un recital, una mujer a la que no había visto en mi vida se me acercó. Me dijo que le había gustado mucho mi poesía y que dónde podía comprar mis libros. Le contesté que no había publicado todavía ningún poemario, pero que tenía una cuenta en Twitter y otra en Facebook. La señora se llenó de tristeza y me replicó que escucharme había sido lo mejor de este año, que no tenía cuenta en redes sociales pero que quería saber cuándo leería poesía otra vez, que si podía darle mi número de teléfono para que ella me preguntara, de vez en cuando, acerca de mis eventos. Se me heló la sangre y me di cuenta de que la poesía que he venido escribiendo estos meses, no solo me ha servido para exorcizar mi propio sufrimiento, mi sentimiento de culpa y mi miedo terrible a no saber cómo sobrevivir a los platos rotos. De alguna manera, mis palabras describían no solo a mis cadáveres, sino también a los fantasmas de una perfecta desconocida. En ese momento supe que lo que les cuento siempre a mis alumnos, acerca de la responsabilidad del escritor, se había materializado conmigo, para esa señora, en ese recital. Me dio vértigo, claro, pero también me sentí profundamente halagada. Fue la primera vez en la que me sentí poeta. Le prometí a aquella señora que, a la espera de terminar mi primer poemario (que espero que quede listo para revisión en unos días), abriría una página web. Aquí está. Podéis encontrarme en http://olvidoandujar.wordpress.com. Seguiré manteniendo este pequeño espacio de jazz y prometo volver a publicar acerca de discos, conciertos y todos esos espejos en los que le gusta reflejarse a esta música endiablada. A todos los que lleváis aquí desde 2005, gracias, como siempre.