Adelanto del Festival de Jazz Madrid 07




La gente del Festival de Jazz de Madrid me mandan el siguiente mail:


Un año más comienza el Festival de Jazz de Madrid, en su XXIV edición, que tendrá lugar del d 5 Noviembre al 1 de Diciembre. Esta edición estará dedicada a la memoria de Tete Montoliu en el décimo aniversario de su muerte.

Los conciertos del programa central se celebrarán en el Centro Cultural de la Villa, Plza. Colón, s/n y en el Circo Price, Ronda de Atocha , 35.

Entre otros artistas y grupos, actuarán Harry Connick Jr, Dianne Reeves, Joaquín Chacon, Omar Sosa, Ornette Coleman, The Manhattan Transfer, Colina Miralta Sambeat, Chick Corea & Bela Fleck, Richard Galliano, Antonio Serrano, Richard Bona, Boby Martínez, Joshua Redman, Eliane Elías, Gal Costa y muchos más.

Paralelamente, tendrán lugar también el XXVI Festival de Jazz de San Juan Evangelista, el XII Festival Internacional de Jazz de Ciudad Lineal, así como los conciertos diarios en los Clubs de Jazz, 14 en total: Café Central, Sala Clamores, Bogui Jazz, Populart, La Boca del Lobo, Sala Siroco, Junco, Moe, Taboo, Barco, El Despertar, Segundo Jazz, Café Zanzíbar y El Plaza .

En cuanto a la sección Música y Cine, este año el programa se centra en la influencia del jazz en el cine, repasando la Nouvelle Vague francesa con cineastas como Louis Malle o Jean Luc Godard y buscando en autores americanos como Jim Jarmush o Wong Kar Wai de Hong Kong esa cinematografía en la que el jazz es la principal fuente de la técnica narrativa, cuando el cine entró la improvisación.

Los recintos de proyecciones serán: el Instituto Francés, Centro Cultural de la Villa, Universidad Complutense de Madrid, Centro Nicolás Salmerón y Casa de América donde tendrá lugar un ciclo sobre Brasil y su música.

Se realizarán otras actividades, habituales ya en este festival, como Música para Niños y la IV Muestra de Grupos Jóvenes de la AMEMM .



Cambio y corto.

Surrealismo legal (y más cabreo acumulado)


Que los jueces de este país han perdido el juicio, no es ninguna novedad. Sólo así se explican algunas sentencias entre el surrealismo y la impotencia. Sólo hay que echar un repaso a la hemeroteca para encontrarse, de bruces, con víctimas de abusos sexuales paternos obligadas a vivir con el verdugo. También mujeres maltratadas que deben compartir techo con sus asesinos. Muchas sentencias que nos hacen avergonzarnos, cada día, de esta junticia, de esta constitución, de este país.

Lo de Ramoncín y A las barricadas (ánimo, chicos, estamos con vosotros) no hace sino añadir una losa más al surrealismo legal español.

Una no puede más que respirar diez veces. Luego otras diez. Cuando llevas mil, te das cuenta de que no te vas a calmar. Señor Ramoncín, vamos a ver si nos damos cuenta. Caes mal porque te has nombrado cabecilla de una organización que no está aquí para ganarse amigos. Nunca he visto a los grandes (a los superventas, quiero decir) sentenciar algunas de las absurdeces que defiendes tú. (¿Cómo era? ¿Si escuchabas música en tu coche y bajabas la ventanilla para que te diera el aire "robabas" la propiedad intelectual?...)

Queridos amigos, Ramoncín, Teo, Teddy... Antes de que existiera la mula, yo no compraba más de diez o doce discos al año. En primer lugar, porque vivía en una ciudad con una sola tienda de discos (infame). En segundo lugar, porque no tenía la posibilidad de descubrir artistas sin miedo a desperdiciar las dos o tres mil pesetas del vinilo de turno. Pero, desde que tengo internet (creo que napster fue el primer programa que usé), compro muchos más discos de los que caben en mi casa. No sólo yo. La mayoría de la gente que conozco, compra más música "original" desde que tienen la oportunidad de "descubrir" en la red. Estaría bien que asumiérais que vosotros tres no vendéis un solo disco porque ni siquiera estáis en la mula. No por ser la vocecilla líder de la innombrable, vais a recuperar vuestro momento. Se acabó.

A las barricadas, sin embargo, suben sus visitas y su apoyo. Desde aquí, una palmada y un poco de envidia (de la sana).

Regalito de cumpleaños




Como no tenían ipods de 27 GB, que son las gigas que me caen, El Hombre me ha regalado el negro de 30. ¿Cómo no voy a quererle? De repente, me ha salvado la vida. En los trenes que me lleven al trabajo, seguro, Miles estará conmigo, dándome fuerzas para aguantar a sus compatriotas alumnos míos. Así que, cuando un alumno me mire como ameba ante la incomprensión de un temario indescifrable a sus ojos de champiñón, echaré un vistazo a mi niño, negro brillante, que esperará en el bolso a que vuelva a amamantarle con mis oídos. ¡Qué bonito es! Lo miro, desde todas sus esquinas, desde todas sus perspectivas... Y ya no sé a quién quiero más, si al Hombre o a mi nuevo "amante".

Éste sí que está siendo un cumpleaños cojonudo. Trabajo, sexo, música, amor, ron... (Y todavía no puedo contaros mi próxima incorporación "laboral" a una casa que... Me callo. Cuando pueda, os invito a todos a un buen ron para celebrarlo)

Ya lo dije. 2007 iba a ser un gran año.

Los cumpleaños olvidados


Me he dado cuenta hace un momento. Este año no me he acordado de celebrar el segundo aniversario de Jass it up, boys! Por tanto, tampoco me he acordado de enumerar todas las razones por las que este blog ha hecho mi vida un poco mejor. Roberto, José Miguel, Manolo, Aarón, la gente de San Javier, Inperson (¿dónde te has metido?), mis chicos de la Bourbon Street, Eluryan, Millas, un ascensorista, alguien en el disparadero, un pez espada, un franético mirón... Y por supuesto, El Hombre. Todos, cada uno a vuestra manera, habéis construido una fortaleza de arena en la orilla de la playa sobre la que descansa mi imaginación. Gracias por todo. Los fumadores solemos decir que no recordamos qué hacíamos con las manos cuando aún no sujetábamos un cigarrillo entre los dedos. Tampoco yo sé qué hacía con mis días cuando vosotros no formábais parte de ella.

Sin embargo, el sábado olvidé que ya iban dos años de fantasear sobre el jazz en esta tímida pantalla de ordenador. Puedo poner muchas excusas. Un nuevo trabajo que empieza en una universidad (¡mañana! y tengo miedo). Una importantísima reunión en clave de jazz de la que espero poder hablar en unos meses (o antes). El último año del Máster. La recién estrenada afición por el Matusalén. La tesina que ya está para defenderse en un tribunal de señores con toga. El Hombre, su líbido y la mía. Mi mejor amiga que se me casa (parece que fue ayer cuando jugábamos a romper el cielo a pedradas)...

En cualquier caso, juntaré la celebración de Jass it up, boys! con la de mi cumpleaños (que ya llevo demasiados años sin celebrarlo por tristeza, vergüenza y demás gilipolleces). Vayan desempolvando sus zapatos de gamuza azul. Yo pongo la música y el vestido de piqué.