Cómo se dice, cómo se llama

Porque desde aquel "No preguntes lo que tu país puede hacer por ti" de Kennedy, no había aparecido un discurso político tan emocionante como el "Yes, we can" de Obama.

Porque le ha devuelto la ilusión a los jóvenes de un país en el que la participación electoral es un chiste utópico.

Porque mis alumnos y mis antiguos alumnos me escriben desde el Imperio para transmitirme su alegría y esperanza. "Olvido, Obama ha ganado, ¿te das cuenta de que puede pasar?"

Porque ya va siendo hora de que un afroamericano llegue a una casa de color blanco.

Porque me cae de puta madre y creo que va a colmar a Estados Unidos de esa chispa nueva.

Porque es un político lleno de música, ¿que no? Como muestra, un botón (o unos cuantos)
















Y eso no es todo...

2 comentarios:

josé miguel dijo...

Y que instaure el jazz como himno oficial.

Besos...

El Selenita dijo...

They can change.