El porqué de este blog

Deben de haber pasado siete u ocho años. Yo vivía en otra ciudad, inmersa en otras inquietudes, en otros sueños, en otras noches.
Recuerdo, sin embargo, aquel momento como si hubiera ocurrido ayer mismo. Pasé por delante de un kiosko donde tenían colgada una colección de Jazz de la Verve Records. Por aquel entonces, yo no sabía lo que era el Jazz (o al menos tenía una idea demasiado difusa) y muchísimo menos lo que era la Verve. A día de hoy, sigo sin tener demasiada idea, pero se ha convertido en una adicción, en un motor, en la amante perfecta...
Recuerdo que me paré delante de aquellos tres cds, Side By Side de Duke Ellington & Johnny Hodges, Ella And Louis Again de Ella Fitzgerald & Louis Armstrong y Buddy DeFranco and Oscar Peterson Play George Gershwin.
No recuerdo el precio. Pudieron ser mil pesetas. Era el primer número de una colección que no llegué a hacer.
Cogí el disco de Ella Fitzgerald y Louis Armstrong (digan lo que digan, al Jazz se llega a través de los cantantes) y lo escuché una y otra vez hasta casi hacerlo trizas. En cambio, los otros dos, se quedaron cogiendo polvo en una estantería abandonada.
Con el tiempo, llegaron otros discos. Getz/Gilberto de Stan Getz & Joao Gilberto. Milestones de Miles Davis, Charlie Parker At Storyville... y poco a poco, el Jazz empezó a colarse en mi vida. Cogí los discos cantados y los coloqué donde antes habían estado los instrumentales, para darles el protagonismo a estos en los que ninguna voz tapaba el sonido de un buen solo de trompeta o de saxo.
Una vez en Madrid, me perdí en El Segundo Jazz, me emocioné en el Populart y me indigné con el Calle 54. Fui a Nueva York con la ilusión de conocer el mítico Blue Note. Y sigo ahí, deseando encontrar un motivo para volver a Nueva York.
Con este blog sólo quiero expresar en voz alta mi amor por el Jazz. Como leí en la dedicatoria de un libro, "devolverle al Jazz lo que él lleva dándome desde que tenía 16 años".
Discos, películas, vidas, anécdotas, clubs, festivales, revistas,... Todo lo que en algún momento me haga morderme los labios para no gritar "JASS IT UP, BOYS!"