Una tía con suerte



Anoche volvió a pasar. La música volvió a salvarme la vida. Una trompeta me hizo reír a carcajadas. Un solo de trombón me calentó los muslos y la entrepierna. Unos acordes de guitarra me hicieron morderme los labios. Unas notas de piano me pusieron de pie incapaz de ahogar un grito de placer. Un contrabajo me acarició la nuca y una batería me hizo cosquillas en las costillas, en el ombligo y en los senos.

Anoche volvió a pasar. Una vez más me sentí en mitad del mayor espectáculo del mundo sin haber hecho nada para merecerlo. Mi vida es una concatenación de momentos de buena suerte. Tuve buena suerte el día que acabé en San Javier viendo a mi Wynton. Tuve una suerte increíble el día que escuché a Ron Carter en el Teatro Real. Mi suerte no pudo ser mayor el día que Roberto y yo nos quitamos el desengaño con ron y blues sexy en el Populart. Qué decir del día en que Manolo me llevó a probar las mieles de Avishai Cohen... Y anoche, una vez más, tuve suerte. La suerte de poder disfrutar a Zenet (un gigante que llena teatros) en un club tan íntimo y tan mío como el Central.

Zenet es bueno. Diría más, es una bestia parda que te pone el mundo patas arriba. Es un canalla al que te apetece callar a besos porque, gracias a él, recuerdas lo mucho "que te ponen los feos". Es un gamberro que te desmonta tus creencias musicales y te las vuelve a montar en una mágica termita de la que quieres beber para siempre. Zenet es bueno, pero sus músicos... Aaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyy, sus músicos. Solo con pensar en ellos se me encienden todos los calores de mi cuerpo, se ilumina la habitación con la sonrisa que me sacan en esta mañana de resaca armónica y me llevo la mano a los labios como queriendo retener y recordar ese beso que, sin ellos probablemente saberlo, me dieron anoche con sus acordes. Sus músicos. Uuuuuffffffff. Me estremece el recuerdo de ayer. Y es que anoche volvió a pasar. Anoche esos músicos me hicieron sentir muy bien amada, me dejaron satisfecha, pletórica y encendida. Más que la mayoría de los hombres que alguna vez me amaron. Y es que anoche esos músicos volvieron a recordarme que soy una tía con suerte.

Déjame esta noche...





Déjame esta noche... soñar contigo, 
déjame imaginarme en tus labios los míos, 
déjame que me crea que te vuelvo loca, 
déjame que yo sea quien te quite la ropa, 
déjame que mis manos rocen las tuyas, 
déjame que te tome por la cintura, 
déjame que te espere aunque no vuelvas, 
déjame que te deje, tenerme pena. 

Si algún día diera con la manera de hacerte mía, 
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día, 
qué bonito sería jugarse la vida, probar tu veneno, 
que bonito sería arrojar al suelo la copa vacía. 

Déjame presumir, de ti un poquito, 
que mi piel sea el forro de tu vestido, 
déjame que te coma solo con los ojos, 
con lo que me provocas yo me conformo. 

Si algún día diera con la manera de hacerte mía, 
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día, 
qué bonito sería jugarse la vida, probar tu veneno, 
que bonito sería arrojar al suelo la copa vacía. 

Déjame esta noche... soñar... soñar... contigo

...

¿Y para qué añadir más, si ya lo ha dicho todo (y cómo) Zenet?

Pd. Me voy a derretir cuando cante esta canción. Voy a sentir un cosquilleo en la nuca y voy a querer pedirle que sea el padre de mis hijos. Siempre me pasa. Y el día que no me pase, matadme. No creo que valga la pena vivir una vida en el que la música no me ponga un cosquilleo en la nuca, en las orejas, en el vientre y en los muslos...

pooh pooh bee doo



tengo una novela por capítulos (o posts) que continuar sabe a desgarro de flamenco y a orgasmo de jazz mañana lo prometo siempre prometo que mañana lo prometo

tengo una melodía metida en la cabeza pooh pooh bee doo mientras trabajo en una guía cátedra de recursos audiovisuales para la educación

tengo un disco que recomendarle a miguel ángel una canción que dedicarle a mi soulmate y un vino que tomarme con roberto pooh pooh bee doo

tengo una nostalgia en las entrañas de horas en la n41 aprendiendo enseñando riendo compartiendo inventando creando

tengo que ordenar el salón (¿seré desordenada por un resentimiento no integrado hacia la figura materna?) pasar el aspirador limpiar el polvo fregar el suelo

tengo que hacer una crema para gastar las verduras que hay en la nevera o se echarán a perder pooh pooh bee doo odio tirar comida me siento miserable

tengo que ducharme darme crema vestirme maquillarme un poco pasear hasta el inem pelearme con una funcionaria coger el metro a velázquez para ver a jane

tengo una novela por capítulos (o posts) que continuar i wanna be loved by you just you nobody else but you i wanna be loved by you paah-deeedle-eedeedle-eedeedle-eedum poo pooo beee dooo