Déjame esta noche...





Déjame esta noche... soñar contigo, 
déjame imaginarme en tus labios los míos, 
déjame que me crea que te vuelvo loca, 
déjame que yo sea quien te quite la ropa, 
déjame que mis manos rocen las tuyas, 
déjame que te tome por la cintura, 
déjame que te espere aunque no vuelvas, 
déjame que te deje, tenerme pena. 

Si algún día diera con la manera de hacerte mía, 
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día, 
qué bonito sería jugarse la vida, probar tu veneno, 
que bonito sería arrojar al suelo la copa vacía. 

Déjame presumir, de ti un poquito, 
que mi piel sea el forro de tu vestido, 
déjame que te coma solo con los ojos, 
con lo que me provocas yo me conformo. 

Si algún día diera con la manera de hacerte mía, 
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día, 
qué bonito sería jugarse la vida, probar tu veneno, 
que bonito sería arrojar al suelo la copa vacía. 

Déjame esta noche... soñar... soñar... contigo

...

¿Y para qué añadir más, si ya lo ha dicho todo (y cómo) Zenet?

Pd. Me voy a derretir cuando cante esta canción. Voy a sentir un cosquilleo en la nuca y voy a querer pedirle que sea el padre de mis hijos. Siempre me pasa. Y el día que no me pase, matadme. No creo que valga la pena vivir una vida en el que la música no me ponga un cosquilleo en la nuca, en las orejas, en el vientre y en los muslos...

3 comentarios:

Santiago dijo...

Mi alma como la tuya. No te olvido.

Olvido A. dijo...

Gracias, Santiago :)

Olvido A. dijo...

Gracias, Santiago :)