Mi otro blog



Como algunos de ustedes ya saben, hace un tiempo que decidí dejar mi ciudad, mi trabajo y mi piso en la ribera del Manzanares para venirme a vivir a una isla del Mediterráneo. Así fue como acabé en la maravillosa Malta, un lugar mágico lleno de peculiaridades que, por momentos me matan, por momentos me dan la vida.

De tanto en cuando seguiré pasándome por aquí, ya que el jazz —ustedes ya lo saben— sigue siendo el amor de mi vida. Pero todas aquellas otras cosas que me sucedan en este otro lado del mundo las plasmaré en este otro blog. Si ustedes quieren acompañarme, yo encantada de que se suban a este barco conmigo. Soltemos, entonces ya, las amarras. ¡Buen viaje!