Acerca de Lena Horne




Podría haber llegado a ser una estrella a la altura de Marilyn Monroe o cualquiera de las Hepburn, pero Lena Horne se equivocó de época. Nació en unos años en los que, sus números musicales, se mutilaban de las películas para poder ser exhibidas en los estados del Sur. La sociedad (racista) blanca de la Norteamérica de los años cuarenta no podía soportar ver a una persona afroamericana más bella, más feliz y más próspera. Las envidias y las inseguridades, y no otra cosa, son el origen del racismo y la violencia.






Lena Horne fue la segunda persona afroamericana en firmar un gran contrato con un estudio de Hollywood. Poco le sirvió. El estudio no sabía qué hacer con una mujer tan bella, tan sensual (y sexual) y tan... negra. El estudio no podía permitirse saber que millones de americanos blancos se tocarían, alguna vez (o muchas) pensando en la negra Lena Horne.

Cuando se casó con su segundo marido, blanco él, tuvo que esconder el matrimonio por amenazas de muerte. Esa era la América en la que se equivocó al nacer la bella Horne. Lejos de achantarse o ceder ante el racismo de la época o el menosprecio de su talento del estudio para el que trabajaba, la actriz y cantante aún se hizo más fuerte. No le faltó ni tiempo ni valor para luchar en algunas de las causas sociales más importantes de la Historia de los Estados Unidos. Apoyó a los diez de Hollywood que, unido a su militancia pro derechos civiles, le sirvió para ir a parar directamente a las listas negras de Hollywood. Durante toda su vida luchó y peleó como una fiera por los derechos de los afroamericanos y de las mujeres.






Cada vez que veo una pitillera, pastillero, bolso, paraguas, camiseta, serigrafía, bolígrafo o funda de iPad con la cara de Marilyn o la silueta de Audrey me da por pensar en la Horne. Si no se hubiera equivocado de época, quizá ella también habría podido estar en esas pitilleras, serigrafías o fundas de iPad.

Lo que no podrán quitarle nunca fue el honor de recibir dos estrellas en el Paseo de la Fama de Hollywood. No creo que esas dos estrellas borraran de su mirada ese aire triste, pero seguro que, al menos, le arrancaron una de sus sonrisas enormes.




10 comentarios:

Mariano dijo...

Hola Olvido. He conocido este sitio gracias a Marcelino y la verdad que me ha encantado. A pesar de no tener ni idea de Jazz, la verdad es que me gusta bastante, ( el Jazz Manouche me encanta). Y creo que aquí puedo ilustrarme bastante sobre el tema. Así que volveré..
Enhorabuena por el blog y un saludo

María dijo...

Hola, vengo del blog de Marcelino, del blog http://www.mmadrigal.com/ que nos recomienda tu blog, e iré descubriéndolo, en estos días.

Un beso.

Olvido Andújar dijo...

Mariano y María, muchas gracias por venir hasta aquí y dejar estas palabras. Trataré de no decepcionar al gran Marcelino cuando os ha aconsejado este lugar.
¡Un abrazo!

Chema Barragan dijo...

Jazz!! me encanta y la recomendación de @mmadrigal no podís ser mejor... Los Rayajos a tu servicio :)

Abrazos :)

Antonio E. Zafra dijo...

Uno de esos blogs que de especiales que son complican la vida de uno cuando intenta etiquetarlos en su Reader jejeje.

Muy buen blog el que nos recomienda Marcelino, sin duda, aunque yo ya te tenía en mi lector.

Un besito en la mejilla desde la iniciativa #11para11

Olvido Andújar dijo...

Chema, muchísimas gracias. Yo también quedo a tu servicio :) ¡Un abrazo enorme!

Antonio, siempre fui muy complicada ;) Mil gracias. ¡Otro besaco en la mejilla!

Franki dijo...

Hola vengo de visita:). interesante tu post, desconocía a Lena aunque si soy muy consciente que existió y aun existe racismo e intolerancia.
Un saludo

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Olvido

Te he conocido gracias a la iniciativa bloguera del día de ayer.

Me ha encantado la entrada que has escrito. No había oído hablar de esta bella mujer. Desde luego, su vida fue muy dura; luchó por sus creencias en tiempo adversos. Una gran mujer, cuyo recuerdo, gracias a ti, no ha desaparecido.

Saludos.

Olvido Andújar dijo...

Estimados Franki y Maria Eugenia, prometo seguiros la pista. Muchísimas gracias por aquí. Ni que decir tiene que esta es también vuestra casa.

¡Un abrazo gordo!

Mariano Horne dijo...

Hola, realmente quede mudo con el blog de Lena, me encanta su historia, la habia leido hace un tiempo pero nunca tan completa.
Mi nombre y apellido es Mariano Horne... sere pariente mmmuuuuyyy lejano??
Saludos!!