Año nuevo




Vida nueva.

Dentro de unos unas semanas me marcho a vivir a Malta. Me voy con un billete de ida porque no sé dónde volver ni si habrá una vuelta.

Me marcho, eso sí, con un propósito de enmienda. Recuperar este espacio, volver a hablar sobre las pasiones de mi vida. Alguna que otra vez le seré infiel al jazz con la gastronomía maltesa o el mar cristalino. Ustedes, lo sé, me lo perdonarán porque siempre me lo han perdonado todo, incluso la ausencia.

No quiero terminar sin expresar un agradecimiento cálido a todos los que, de forma expresa o anónimamente, habéis seguido estando ahí a través de comentarios en el blog, en correos electrónicos, en Facebook o en Twitter. Habéis significado y significáis mucho más de lo que soy capaz de expresar: Gracias.

Nos vemos en unas semanas, desde Malta.

3 comentarios:

Rafa dijo...

Vaya sorpresón... Espero que sea para bien, y muchísima SUERTE en esta nueva etapa de tu vida. ¡El mundo es de los valientes!

De Malta sólo conozco el aeropuerto (y el whisky, claro), así que ya tengo una excusa para volver, si puedo tener una cicerone de lujo...

¡Besazos on the rocks y mis mejores deseos desde la Calle del Bourbon!

josé miguel dijo...

En Malta se habla inglés, ¿no?

I love you.

Olvido A. dijo...

Rafa, en Malta ya te tengo buscado un garito para llevarte. Se llama el Muddy Waters. No te digo más :)

José Miguel, se habla inglés y se habla maltés, ambos de manera oficial. Extraoficialmente también italiano. Ya sabes, quitando a los españoles, los europeos son muy listos y tienen facilidad idiomática. Por cierto, I love you too