iPhone and me

Vuelvo, al final siempre acabo volviendo. Aunque sólo sea para susurrar un "¿cómo va eso?"

Hoy vuelvo con la excusa de probar una aplicación que he instalado en el iPhone, nuevo, reluciente, amigable. Después de tantos años soñando con un móvil que de verdad tuviera Internet, después de nokias que tenían wifis de mentira... Después llega iphone un día y me demuestra que el futuro de las películas que veía de niña ya está aquí, entre mis manos.

Ahora sólo queda aprovechar esta herramienta futurista para pasarme más a menudo por aquí, aunque sólo sea para susurrar un "¿cómo va eso?"

Escuchando a Donald Byrd - Stepping into Tomorrow

2 comentarios:

josé miguel dijo...

Lo mejor de llegar a casa, ver que estás ahí. Que sigues como siempre.

Besos, my sweet.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Es cierto. Las cosas parecen que vuelven a su sitio. El lío éste de la red con sus mentiras y con sus intereses, pero con rincones a los que uno accede con cariño infinito. Poesía, jazz, iphones... Un beso.

Oyendo a Johnny Griffin: Do nothin' till you hear from me...

El gigante, Olvido.