Regreso


Mañana es el gran día. Regreso a La Ciudad del jazz, que es también la ciudad del buen rollo, de Louis Armstrong y de la fiesta más canalla. A las nueve de la noche, hora local, estaré bebiendo un Hurricane, o un ron, o cualquier otra cosa, mientras escucho un concierto en vivo detrás de otro, y de otro más, y de otro más... - siempre buenos.

Mañana regreso al Enjoy yourself, al Have a good time, al Be nice or leave... A los platos de gumbo, a las shrimps, y a la amabilidad sincera de los habitantes de Nuolins.

Mañana es el gran día. Mañana vuelvo a casa.


La descarga de hoy tenía que ser ésta.
Putumayo presents New Orleans

Descubriendo

Hoy he descubierto que alguien a quien quise es un cobarde. Y no sé si la decepción es mayor por su actitud o por haber creído en él algún día.

He desperdiciado horas, alegrías, canciones y películas pensando en por qué se había ido; en por qué no me abría la puerta de su vida; en por qué, simplemente, fingía que yo nunca había existido. Y el por qué, a veces, es tan sencillo y tan pueril que llega a dar asco. La cobardía es lo único que no te perdonaré nunca, me decía mi abuelo, que era un sabio y un grande.

He descubierto también que Austin puede ser un gran sitio para empezar de nuevo; que los justos a veces merecen su recompensa (Enhorabuena, Ainhoa); que los caballeros celebran también la valentía (Felicidades, Roberto); y que aunque todo se joda, siempre nos queda la música.

Hoy es un día triste, porque he descubierto que alguien a quien quise es un cobarde. Y la cobardía es lo único que no te perdonaré nunca.

Por otra parte, me queda el recuerdo de mi abuelo, Nueva Orleans en seis días y el último disco de Tom Waits. Al final, la balanza sigue decantándose por el lado bueno de la vida.



La descarga de hoy, como no podía ser de otro modo...
Tom Waits. Glitter And Doom Live.

Hasta los mismísimos


De vivir en un país de mileuristas.

De que los medios "serios" le den bola a un imbécil como Luis Eduardo Aute. Total, la música que más me gusta se grabó hace más de cincuenta años. A ver si tiene razón y, después de todo, rapidshare sirve para que se acaben tantas tomaduras de pelo. (Nota: Voy a empezar a publicar más a menudo enlaces de descarga, aunque sólo sea por un desafío ingenuo).

De que el cine made in Spain sea incapaz de salirse de sus tres pilares: imitación, exageración y demagogia.

De no acordarme de la última vez en la que me acosté pensando: "la vida es un milagro".

De tener que soportar a nostálgicos de una dictadura henchidos de soberbia por estos tiempos que corren. (¡Qué no, coño! Que no se vivía mejor entonces. Que Zapatero no tiene la culpa de todo. Que en este país las políticas industriales, educativas, sanitarias... están transferidas a las Comunidades Autónomas. Así que no, Zapatero no tiene la culpa también de eso. Ni tampoco de que los hospitales hagan recortes de personal, ni de que la universidad pague tan mal y tan tarde, ni de que haya rumanos "feos" en su barrio. Nota: no deja de resultarme curioso que las mismas personas protesten por la cantidad "indecente" de inmigrantes y, paralelamente, por cómo el gobierno se está portando con la "pobre" Aminatu Haidar).

De que tener una carrera universitaria, un máster, un doctorado y unas ansias enormes de aprender cada día a hacer más cosas no sirva de nada.

De tener que irme de mi sofá, de mi barrio, de mi ciudad y de mi país para que me traten con respeto y así recuperar el amor propio y la dignidad.

De tener pesadillas con Luis Eduardo Aute, Pedro Almodovar, mi jefe, Vicente Aranda, mis ex-jefes, mi vecino del primero, los neo-nostálgicos, Jarabe de Palo, los taxistas de "sólo voy a Usera", los popis que están ocupando mi barrio, los catedráticos de "pata negra" y los ex-pene que tratan de añadirte a facebook. ¡Qué no!

De la miseria, en su tercera acepción.

De no tener el Kind of blue en vinilo.

De llevar demasiado tiempo sin echar una partida de poker con amigos, borrachos como nutrias hasta la madrugada.

De que falten todavía 16 días para volver a perderme en Nueva Orleans.

De que aquella cita por la que pedía dedos cruzados tenga que esperar hasta enero.Vale, os adelanto algo. Queremos crear una "institución" académica que investigue el jazz. Revista científica. Congresos... ¿Qué queréis? Soy una romántica empedernida y me niego a que mi pasión se quede en casa cuando me voy cada mañana a trabajar.

De que mi esperanza de dejar mis pesadillas atrás tenga que esperar hasta finales de abril. Phoenix. AZ. Sigamos cruzando los dedos.


Pd. Mi descarga directa de hoy, que lo prometido es deuda.
Americana Deluxe
Pass: blondy007

En estado de reforma

Será porque voy buscando cambios. En mi vida, en mi casa, en mi ciudad.

Porque dentro de 19 días (pero no 500 noches) me volveré a poner cachonda en Louis Armstrong International Airport.

Quizá es que me resisto a que Jass it up, boys muera e intento darle un último aliento.

Pero, en cualquier caso, andamos de reformas en el aspecto de este blog. En breve, volverán a aparecer los blogs, los enlaces, las radios... Tengan un poco de paciencia.

Desde aquí, se agradece saber que son y están.

El primer día...



Puede ser. Ojalá. Cruzo los dedos e intento contener mi risa nerviosa.

El jueves hemos quedado en casa, Juan, Claudia y yo. Apuntad esos dos nombres nuevos. Vamos a dar mucha guerra, ya lo veréis.

El jueves beberemos cervezas, vino y ron. Escucharemos algún disco de Duke y algún otro también de Stan. Anotaremos protocolos de actuación, deadlines, tormentas de ideas, elegiremos un nombre... Y, cuando por fin nuestro proyecto vea la luz, recordaremos este jueves como el primer día del resto de nuestra vida.

No quiero gafarlo y por eso no puedo decir nada más. Pero, por favor, por favor, por favor, cruzad los dedos por mí e invocad a Miles, a Louis, a Chet, a Charlie y a Billie para que, desde el olimpo en el que están haciendo una jam ahora, el jueves, se acuerden un poquito de Juan, de Claudia y de mí.

Pd. No podéis imaginar lo feliz que estoy.

Una de esas noches

Para Roberto, al que quiero mucho.




I

No sabes por qué, pero a veces dejas que "nos vemos pronto" se convierta en "han pasado más de tres años".

La última vez que vi a Roberto, el Bogui seguía alegrándonos la vida, no había un niño que ha cambiado el nombre de los miedos y de las ilusiones, ni había un anillo en mi mano derecha, ni una trompeta esperando un profesor indulgente, ni una caja con la colección completa de Los Soprano en la estantería de mi salón.

La última vez que nos vimos, debimos despedirnos con un "hasta el próximo". Pero el próximo siempre nos venía mal a los dos. Y así fueron pasando cumpleaños, navidades, agostos y programaciones mensuales del Populart.


II

Manolo (ya lo he dicho muchas veces) es una de esas personas a las que quieres pegarte muy cerca para ver si se te pega algo, aunque sea por ósmosis. Por ejemplo, cuando te recomienda una canción, buscas al grupo y te bajas todo lo que puedes. Y así con todo. Pues bien, Manolo me dijo una vez que no desperdiciara mi tiempo ni mis pasiones hablando de las cosas que no me gustan. Por eso, anoche, a las 22.20, había decidido que, esta vez, tampoco escribiría un post. Pero también he dicho alguna vez que cuando la música quiere que la encuentres, la constelación de Venus se alinea con el vigesimosegundo satélite de Urano y, juntos, confabulan contra ti.


III

El concierto había empezado poco después de las 21.00. A las 21.15 ya estaba resoplando pensando en los 60 euros que habíamos tirado a la basura. Me acordaba del Hombre, que me había dicho "debe ser muy importante el concierto al que vas a ir, han estado hablando en la SER de él". La SER, El Mundo, Telemadrid... Todos juntos habían trabajado para que, esa noche, el Teatro Fernán Gómez estuviera a rebosar de collares de perlas, alfileres de corbata de platino y demás fauna. A las 21.30 la gente ya se había vuelto loca. Aplaudían hasta quemarse las manos y algún valiente hasta volvía a una juventud perdida alabando a gritos. A cada aplauso, yo me iba encogiendo en mi sillón negro de piel buena (es lo menos que podía instalar el Teatro para poder llegar a su target deseado). Los músicos habían decidido convertir el tópico del solo en jazz en axioma. La banda eran seis músicos coleccionando solos. Me aburría (tanto). Roberto y yo llevábamos más de tres años sin vernos. Sin embargo, hubo un momento, ante un derroche de aplausos, en el que nos miramos, sin decir nada. Los dos nos sentimos igual de pequeños, igual de desubicados, igual de confundidos. Nos sonreímos. En ese momento, ya no habían pasado tres años, ni había un niño de diferencia, ni un anillo nuevo en mi mano derecha. En ese momento le hubiera soltado un abrazo de los que hacen daño de tanta fuerza. Porque en ese momento, me sentí, otra vez, c'est si bon.


IV

Mis planes eran tomar un vino rápido cerca del Teatro y marcharme a casa. Había sido un día duro y yo sólo quería ponerme el pijama y enterrarme en mi sofá. Pero, cuando terminó el primer bis (nos fuimos enseguida ante la amenaza de un segundo), Roberto me lanzó esa mirada que lo puede todo. "¿Qué hacemos?". Mis entrañas contradijeron mi cansancio y hablaron por mí. "Podemos ir al Populart, peor que esto no va a ser".


V

En el Populart, como siempre, no cabía una aguja de coser. Algo tiene este sitio por el que no me importa adoptar postura de ficha de tetris durante horas. Luego me duele la espalda, los brazos y el culo. Pero en mi tierra se dice mucho eso de que "sarna con gusto no pica". ¡Y vaya gusto!
En la puerta, un cartel escrito a mano con rotulador de color verde.
PEACHES STATEN BLUES BAND


En la web, leo.
Esta cantante bluesera de Chicago Interpreta desde el blues rural del delta del Mississippi a los ritmos mestizos de los pantanos de Nueva Orleans, pasando por la jug music, el soul de Memphis y el blues electrificado de la ciudad de Chicago.


En mis caderas, hoy, queda la resaca todavía de no poder parar de bailar en menos de treinta centímetros cuadrados.


VI

Escuchar buen blues, para mí que soy una iletrada absoluta, es como verme de pronto atrapada en un tsunami de emociones, todas ellas cojonudas. Anoche me reí a carcajadas, me puse cachonda, me mordí los labios hasta casi hacerme sangre, me faltó el aliento y a mis piernas le faltaban diez centímetros con los que poder disfrutar del placer del voyeurismo. De tanto en cuando, me pegaba a Roberto. Me acercaba a su oído izquierdo y le decía "¡Qué grande!". Él sólo sonreía y me miraba con esa mirada que lo puede todo.


VII

Hace 24 horas que volví a ver a Roberto en la puerta de un Teatro elegante de Madrid. Será la segunda función de la noche (y la tercera, que en el Populart siempre hay doblete), será que es un tío cojonudo, será la resaca en mis caderas. Pero me muero de ganas de que llegue el próximo concierto.

Pequeños grandes héroes



"Mi trabajo consiste básicamente en ocultar mi desprecio por los cerdos de dirección y por lo menos una vez al día irme al baño para poder masturbarme mientras sueño con una vida que no se parezca tanto al infierno".

Bien, obviamente no tienes interés en salvarte.

Brad, durante 14 años, he sido una puta de la industria de la publicidad. Sólo podría salvarme ahora poniendo una bomba.

Da igual. La dirección te quiere fuera al final del día.

¿Y qué clase de indemnización piensa la dirección ofrecerme,considerando la información que tengo de que nuestro director editorial paga putas con el dinero de la compañia? Lo que creo interesaría a Hacienda, ya que técnicamente constituye un fraude. Y estoy seguro de que a alguno de nuestros anunciantes y publicaciones rivales les podría gustar saberlo, sin mencionar a la esposa de Craig.

¿Qué quieres?

Un año de salario con beneficios.

Eso no sucederá.

¿Qué dices si añado una pequeña denuncia por acoso sexual?

¿Contra quién?

Contra ti. ¿Puedes probar que no me ofreciste salvar mi empleo si te dejaba mamármela?

Vaya... eres un cabrón retorcido.

No. Sólo soy un tío corriente sin nada que perder.


Descanse en paz


Le vi en Nueva York en mi luna de miel, era el músico residente del Iridium Jazz Club, en Broadway con la 51.

No habíamos reservado mesa, pero la chica de la puerta (qué guapa es la gente de Nueva York), nos pidió que esperáramos, intentaría conseguirnos un hueco. (No cuesta casi nada ser amable).

Nos sentamos en una mesa frente al escenario. Delante, un par de parejas que engullían un bistek remojado en patatas fritas. (No terminaré nunca de entender que se pueda profanar de semejante manera la ceremonia/concierto).

Entonces, salió él. Era pequeñito y afable. Emanaba esa ternura que se les pone a las personas mayores con un pasado lleno de emociones y sobresaltos. (También es verdad que a mí siempre me han enternecido más los ancianos que los niños).

Se sentó en su taburete y se fue haciendo un ovillito, como si se escondiera de los aplausos. Se le iluminaron los ojos y se le dibujó una sonrisa amable que duró toda la noche. Tocaba su propia Les Paul como si fuera fácil, como si fuera etérea, como si no requiriera atención. (Los genios siempre tocan de esa forma, con esa condescendencia, pareciera que no tuviera ninguna importancia... Por eso siempre he desconfiado de esos otros músicos que se recrean en el teatro egocéntrico de los solos).

Al día siguiente nos compramos a Paulita. Tanta era la influencia de aquel señor bajito, afable, hecho un ovillito sobre su taburete.

Resquiescat in pace.

Satchmo Zulú


Louis Armstrong coronado como Rey Zulú en 1949.



En 1949, The Zulu Social Aid & Pleasure Club, la primera organización afroamericana participante en los desfiles de Mardi Gras de Nueva Orleans, invitó al Rey del Jazz a volver a su ciudad natal para servir como Rey de los Zulúes.

En el mismo viaje, Armstrong debía dar un concierto con sus All Stars. Louis Armstrong, que tenía una cabeza muy bien amueblada desde mucho tiempo antes de firmarse la Ley de los Derechos Civiles, juntó un grupo en el que Jack Teagarden, trombonista y cantante de origen alemán, tocaba junto a músicos negros.

Pero en 1949, el ambiente no estaba en su mejor momento y la ciudad canceló el concierto. El cabreo de Satchmo fue tan grande y la sensación de decepción tan enorme, que Louis Armstrong decidió, por este enfado, no enterrarse en Nueva Orleans cuando le llegara su hora. Al menos, le quedó el orgullo de haber sido, durante unos instantes, el Rey de los Zulúes.

Vacaciones


El sabor a sal en mis brazos y en mi pelo.
Los canis con sus quart dándolo todo y la gente mirando. (¡Qué poco cuesta hacerles sentirse los amos del mundo!)
El mar que puedo ver con sólo asomar la cabeza por la ventana.
La colección Jazz. La Historia, de Ken Burns, que vuelvo a ver estos días con El Hombre. (Al final conseguiré aficionarle a la trompeta de Louis Armstrong).
Notas de la Tesis escritas en una libreta de propaganda. (Google Translate y Wordreference para ayudarme a entender/descifrar).
Las Jessis luciendo sus shorts con lentejuelas en el paseo marítimo. (¡Qué derroche de estilo!)
Un descubrimiento: eSnips. Lleno de libros para leer en flash o descargar. (En realidad tiene de todo, audios, vídeos, imágenes...)
El album Jazz de Etta James en Spotify. (¡Qué grande es Jamestta!)
El encuentro de Eadweard Muybridge con Thomas Alva Edison en 1888 para sincronizar el cine antes de que existiera el propio cine.
La gotita de agua/hielo que se escurre desde la jarra de cerveza a mi barriga en el chiringuito (¡Este escalofrío debe ser lo más parecido a la felicidad!)
El dialecto de un pueblo de Almería que utilizan los camareros. Sólo soy capaz de entender "Que no falte de ná" y "é erés de tapica" (¿qué quieres de tapica/tapa?)
Los turistas madrileños (que esos están en todos lados) presumiendo de turistas madrileños.
El sabor a sal en las manos.
De 8.00 a 12.00, Tesis y Spotify.
De 12.00 a 14.00, playa.
De 14.00 a 15.00, cervezas y tapicas.
De 15.00 a 16.00, glotonería.
De 16.00 a 18.00 (o 19.00) siesta.
Ken Burns hasta las 20.00.
A las 20.00, más cervezas y tapicas (siempre hay tiempo para cerveza y tapicas).
Después cine y, en cualquier momento del día, mimitos con El Hombre que, como con las cervezas y tapicas, siempre hay tiempo para ello.

Surrealismo

¿Cómo es España? - me preguntan siempre mis alumnos de una forma u otra.
Surrealista, pienso. Yo hago como que estoy buscando las palabras apropiadas mientras sigo manteniendo un diálogo conmigo misma. España es surrealista. Hace ya tiempo que nos hemos instalado en un país que vive al revés. Trabajo para una universidad progresista y confesa de un partido de izquierdas en pro del trabajador. Tengo un horario estricto que incluye, si se tercia, fines de semana lejos de mi cama, de mi ducha y del cuerpo cálido del Hombre. Tengo que ser flexible e impartir Cine Español un día (y fingir que me gusta) o los Atentados del 11-M al siguiente. Tengo que redactar noticias desde un punto de vista muy progre, que para eso lo somos. Y, sin embargo, la universidad progre en pro del trabajador me pide que sea autónoma y yo misma me pague mi seguridad social.

¿Te gusta tu país? - me pregunta otro.
Nunca entendí del todo el surrealismo. Me cuesta disfrutar con esa corriente artística, sigo pensando para mí misma. No entiendo (lo siento) que elijamos a un señor que ratifica las nauseabundas declaraciones de un imbécil que se atreve a hacer un ranking de gravedad situando al aborto en el número uno de los pecados, por delante, por supuesto, del abuso sexual a un niño. Da igual que tenga sobrinos y da igual que con Laura se me caiga la baba a regueros. Aunque Laura no existiera, seguiría sintiéndome indignada y desprotegida. ¿No es eso apología de la pederastia? ¿No es delito hacer apología de otro delito? Yo creo que sí. Y me cabrea a unos niveles tan enormes que me enveneno yo sola.

¿Cómo describirías España? - le pregunto yo siempre a mis alumnos en una clase u otra.
Me gusta la fiesta. Me gusta la paella. Me gustan las chicas. Me gusta el sol. (Les encantan los tópicos).
¿Y no os gusta lo surrealista que es? - pienso mientras les sonrío con la cortesía precisa para no cortarme las venas.

Pd. Todo esto venía sólo por la gota que siempre acaba colmando el vaso. Festival de ¿Jazz? de Collado Villalba, más conocido como Viajazz. Cabeza de Cartel: Serrat. ¿Es o no para descojonarse?

Lo que pienso del cine


No debe hacer ni un año. El escenario era un garito de Malasaña. Las lenguas de los Rolling adornaban unas paredes sucias, más por estética que por falta de higiene. Yo hablaba de Jazz, porque estaba con mi amigo Juan, que sabe de jazz lo que yo me moriré sin saber, y por ello a veces le envidio de una forma muy insana. (Juan, no sabes cuánto de echo de menos)

Algunas noches nos juntábamos los cuatro (mi mejor amiga, Juan, que siempre se portó como el mejor amigo, El Hombre y yo). Cenábamos. Juan siempre pedía ensaladas, porque quería guardar la línea. Yo prefería platos menos sanos y más sabrosos. Él refunfuñaba un rato. Los fritos por la noche, los hidratos por la noche, la madre que nos parió por la noche... Y, entre tanto, divagábamos. Hablábamos de ya no se hacen películas como Manhattan, de ¿te gusta la Verve (casa discográfica)? ¿tú decías que te gustaba el jazz?, de ¿sabes que han sacado un libro de Coltrane? Ya lo tengo. Juan siempre lo tenía todo. Yo me burlaba de su pedantería, él se hacía el picajoso y, entre tanto, la felicidad se me asomaba a las pupilas. (Juan, no sabes cuánto de echo de menos)

Una noche, con más ron en el cuerpo que hojas de lechuga, me dijo el jazz está muerto. Se murió hace tiempo. Y me enfadé, me puse defensora/fascista de una causa perdida de antemano. Juan sabe de jazz lo que yo nunca sabré, pero también sabe del arte de la oratoria. A medida que él desarmaba mis argumentos yo me enfadaba más y más y más y más. Creo que hasta le insulté. Él me respondió con una carcajada. Había ganado la batalla. Cuando me chillas o cuando me insultas, pierdes automáticamente la pelea, me decía mi abuelo, que sabía leer a duras penas y era el hombre más sabio del mundo. (Juan, no sabes cuánto de echo de menos)

Y ahí se me quedó la amargura de la batalla perdida. El jazz no está muerto, Juan, pienso de vez en cuando, cada vez que una canción me araña las encías. El jazz no puede estar muerto, Juan, suplico cuando necesito convencerme a mí misma.

Sin embargo, sí digo el cine está muerto. Se lo llevo diciendo algún tiempo al Hombre. [No ayuda que me encuentre escribiendo sobre el uso del jazz en el cine mudo, desde luego]. Pero no me refiero a que el cine haya muerto, claro que no, sería reconocer que ha muerto uno de mis amantes preferidos, aquel que me salva la vida a una velocidad vertiginosa de tanto en cuando. Me refiero a la concepción hasta ahora entendida. Me refiero a que hace mucho tiempo que no me engancha la noticia de un próximo rodaje. Me refiero a que no recuerdo la última vez que busqué en foros a un director de cine. Me refiero a que ya no hablo con nadie de la película que vi el sábado. Sin embargo, sigo en twitter los comentarios sobre ese otro cine, tan menospreciado por los puristas del cine (ya he dado muchas veces mi opinión sobre los puristas de lo que sea). También, sin embargo, cuando leí en la Bourbon que Meat Loaf salía en el episodio 20 de la quinta de House, me faltó tiempo para bucear en internet con el ansia encendida en las uñas mordisqueadas.

Hernán Casciari
, con la excusa de hablar de Lost en su blog, se apoderaba hoy [entre líneas] de mis pensamientos. Y, tras leerle, me he sentido mucho menos sola. Me he acordado de mi enfado por el jazz ha muerto y he echado mucho más de menos a Juan. Un día de estos debo de llamarle para decirle ya entiendo lo que querías decir. Por cierto, no sabes cuánto de echo de menos.

Chau


El domingo por la noche me sentí como un acantilado. El Hombre había llegado al salón y lo había dicho como quien no sabe donde enfocar la vista para no encontrarse con una mirada hueca o cadavérica.

El domingo por la noche se me agolparon las cartas de amor adolescente. Fue una historia hermosa, idealizada como se idealizan todas las historias muertas antes de sangrar siquiera. Da igual cómo él se llamará. Sus cartas siempre traían dentro un poema de Benedetti. Él se fue, o me fui yo, pero el poeta siguió. Vinieron otros que siempre se fueron, o me fui yo, y dejé sin mis dudas / pobres y malheridas / sin mis inmadureces / sin mi veteranía.

Compré libros suyos en librerías con solera. Recité un capítulo de Primavera con esquina rota tratando de creerme mejor persona. Le plagié sin ser del todo consciente en mis historias personales. Una noche lloré leyendo uno de sus relatos en voz alta. Aprendí que uno de los mejores regalos que puedes hacerle a alguien es leerle y dejarte leer en voz alta. Y Benedetti es un autor para ser leído y saboreado en voz alta.

Años más tarde, un concejal leyó Táctica y Estrategia el día de mi boda. Y ése fue uno de los mejores regalos de aquel día.

El domingo me di cuenta de que ya no volverían las tardes de radio en Villaviciosa. Decidimos salvarnos después de todo. Mira que prometimos sin palabras que nosotros seríamos distintos, que no nos juzgaríamos sin tiempo, que no nos pensaríamos sin sangre

Todo hubiera sido mejor si hubiera hablado en boca de él las muchas veces que me quedé callada. Las veces que no insulté o definí cuando mis entrañas me pedían esa última palabra. Los versos que no susurré después de una noche de sexo amable. Los tratos que no llegamos a hacer porque sabíamos que no podíamos contar el uno con el otro. ¡Y que no haya aprendido todavía que en el mundo real no hay posibilidad de pause ni rewind!

El domingo se me agolparon mis pasados. El Hombre entonaba la voz como queriendo convertirla en un abrazo. Nunca le he dicho lo importante que fue para mí Benedetti. Y, sin embargo, sabía que la noticia iba a apuñalar a mi soledad tan concurrida, tan llena de nostalgias. Por saber cosas como esas es, después de todo, El Hombre.

No sé cómo terminar esta rabia contenida. No es tristeza lo que siento sino una profunda rabia. Porque en momentos como estos es cuando no entiendes por qué se nos tienen que ir siempre los necesarios cuando hay tantos Ratzinger y tantos Cheney revolviéndonos el estómago a la hora del telediario.

No quería escribir estas palabras, porque estos días todo el mundo tiene un momento para recordar poemas que nunca le arañaron las encías. Quería quedarme para mí el enfado y la impotencia. Pero llevo desde el domingo con esta sensación extraña y quería vomitarla para poder seguir defendiendo la alegría.

Lo que hay que leer...

Cuando el crítico Olin Downes y el compositor Elie Siegmeister recopilaron su Treasury of American Song en 1940 no incluyeron ningún tema de jazz porque:

Las canciones de jazz son de corta vida, ya que sólo buscan valores de entretenimiento superficiales y son incapaces de enraizar profundamente en los sentimientos humanos


La música en el cine, Russell Lack.

Just Squeeze Me


Porque a veces necesitas que te arranquen la sonrisa de las caderas. No siempre la carcajada viene de fábrica. No siempre consigues olvidar la alergia a alguna florecilla horrible de esta tierra a ratos inhóspita...

Porque a veces me harto de leer sesudos tratados sobre la música en el cine silente y lo que necesito es, simplemente, ponerme este disco, cerrar los ojos, bailar para Duke un rato y guiñarle un ojo lleno de picardía a Louis. Ahora, que el calor aprieta, llevo un short que compré en su ciudad. En la parte trasera (o en mi culo) se lee "Bourbon Street". Así que también le hago un golpe de cadera cómplice al amigo Louis, para que sepa que yo también me volví loca de amor por Nueva Orleans. Todo eso, con los ojos cerrados, en este instante que es sólo mío. Ni del Hombre, ni de mi Director de Tesis, ni de mi verdadero Director de T(H)esis... I'm just a lucky so and so, bluesea Armstrong mientras Duke acaricia de esa manera tan suya y tan única las teclas de algo que ya no es un piano. En él no. Ya sabes de lo que hablo...

Porque con I don't mean a thing (if it ain't got that swing) aprieto los puños. Me pasa pocas veces, con pocas canciones. Pero a veces pasa y no puedo dejar de morderme el labio y de apretar los puños. Escucho algo especial (en sí o por mí) y deseo subirme a la mesa para convertirme en una striper mal de familia bien. A veces un scat puede ser tan erótico... ¿Acaso puedes decir que no?

Porque muchas veces me he preguntado qué estoy haciendo. Me ha entrado el miedo. He imaginado que cogí el desvío equivocado. Me equivoqué a los trece años cuando decidí escoger letras en lugar de ciencias (quizá ahora podría ser médico, como mis padres, y no mirar la cuenta por si me he quedado en números rojos). Me equivoqué a los veintidós cuando rechacé un trabajo en una agencia de prensa rosa para coger una beca (de 150 euros mensuales) en el gabinete de comunicación de una escuela de cine. Me equivoqué cuando decidí olvidar mi carrera y hacer una tesis sobre una cosa de la que no tenía ni idea. No han faltado "amigos" empeñados en recordarme que nunca sabré lo que ellos. Siempre habrá un teórico del cine a quien no conozca. Siempre habrá un nombre técnico que no sepa. Pero cuando hago un descanso como éste y cierro los ojos para bailar con Duke Ellington y Louis Armstrong todo eso se olvida. Ahora mismo, Louis me está cantando al oído Solitude. Si hubiera escogido ciencias, o si hubiera aceptado aquel micrófono para perseguir a Belenes Esteban... ahora no estaría a solas con Louis, buscando esa biografía en la que cuenta cómo se ganaba la vida tocando en salas de cine mudo. Y Solitude no estaría sonando sólo para mí en un descanso de histeria y miedo. Es verdad, quizá me equivoqué de desvío. Pero de no haber cogido el camino erróneo, Matt no me habría abrazado mientras me daba las gracias por ser su mejor profesora en toda su vida universitaria. (Aún se me cae la baba)

Suena Just Squeeze Me... Eso, sólo necesitaba un abrazo. Algún día tendré que contar cuántos abrazos me han dado Duke, Louis, Chet, Ella, Billie, Stan, Charlie... Pero hoy, en este momento, quien me ha consolado de mi miedo, han sido ellos, mis dos galanes preferidos.

Pd. Si alguien necesita también un baile con ellos, un guiño cómplice, un abrazo o un golpe de caderas...

Tarde de fiesta

Desmenuzando, sacando citas, saltando a otras informaciones gracias a La música en el cine de Michel Chion.

Buscando desesperadamente un cortometraje perdido. A mi alma gemela ya se lo conté un día. La Original Dixieland (Jazz) Band, no sé si antes o después de incluir Jazz a su nombre, salieron en un cortometraje. Corría, también, el año 1917. Era (también) la primera vez que unos músicos de jazz aparecían delante del objetivo en una película. The Good for nothing, de Carlyle Blackwell. La película parece perdida. ¿He contado alguna vez lo insistente/yonki que puedo llegar a ser? Necesito verla.

Desmenuzando a Michel Chion esta tarde de fiesta. Escuchaba a El Cantor de Jazz y le acosaba por twitter. Creo que ya no me falta ninguna herramienta web 2.0 a la que afiliarme. Después de embobarme con su selección musical y su voz acogedora, he decidido descargarme sus antiguos regalos y escucharlos en el ipod cuando apague la luz de la mesilla de noche.

Habla Chion de La Calle 42 y dice "en este ballet, la ciudad entera parece sacudida, conducida, por un desenfrenado ritmo de jazz. El crimen, el sexo, el dinero, la crónica de sucesos, todo está sometido a este ritmo fundamental".

Fundamental.

1. adj. Que sirve de fundamento o es lo principal en algo.



(vía RAE)

No, no me estoy equivocando. Efectivamente, el jazz y el cine, o el cine sobre jazz, es lo principal en algo.

Jammin' the Blues

Por el sombrero de Lester Young.

Por Harry Edison (no puedo evitar enamorarme de su trompeta una y otra vez), también por la batería de Joe Jones, tan perfectamente contenida.

Por el humo que asciende, entre la timidez, la curiosidad y el ansia de ser partícipe.

Por la fotografía, que es mágica. Por los planos, por la luz, por las perspectivas.

Porque me hace sentir que no me he equivocado, que estoy en el camino correcto. Porque hace que quiera meterme a escribir como una loca para tener el Capítulo II terminado para el viernes (te lo prometo, H). Porque si la tesis es, al fin y al cabo, enfrentarme a joyas como ésta, verlas una y mil veces hasta tener la frase que las defina en un tocho de ombliguismo en primera persona del plural, entonces, soy la persona más afortunada de este jodido planeta.

Porque una jam session con el Press siempre merece la pena. Porque Press me ha salvado la vida tantas veces. Porque Lester Young es ese amor platónico con el que quiero bailar agarrada cuando la parca venga a visitarme. Llevaré un vestido negro, un tacón de aguja y unas medias de rejilla. Y entonces, tú, me sonreirás con tu mirada lasciva de jazz y humo. (¿Me lo prometes?)

Porque son unos de los diez minutos más sublimes que puedes pasar en tu vida. ¿Qué no? Dale al play y me cuentas.








Jammin' the Blues, Gjon Mili, 1944.
Disponible con más calidad en TCM.

Locos por el Jazz


El sábado llevé a mi ojito derecho (mi sobrina Laura) a su primer concierto de jazz.

Locos por el Jazz es un espectáculo que reúne en el escenario a la banda The Missing Stompers con los guiñoles de El Conciertazo de TVE para así acercar el jazz a los más pequeños. Para ello, interpretan temas de los dibujos animados de siempre. Los Picapiedra, la Pantera Rosa, los Aristogatos… Aunque también hubo un momento para Beyond the Sea (siempre hay un momento para esta canción).

Tenía miedo, claro. Miedo a que Laura no vibrara con aquello que me hace vibrar a mí. Miedo a que no le acariciaran el alma los sonidos del saxo o de la trompeta. Miedo a que se quedara dormida y miedo a que se pusiera a llorar.

Sin embargo… Se quedó alunada mirando a los músicos y a los guiñoles. No hubo un solo momento en el que la música sonara y ella no aplaudiera (a veces arrítmicamente encantadora), bailó encima de mis rodillas y también en el pasillo lateral del teatro… ¿Qué instrumento quieres aprender a tocar? – pregunté embobaba. Al final, con su dicción de tres años, optó por la trompeta. (Y yo llegué a casa aún con la baba caída)

Pd. El gran descubrimiento: Arturo Cid, clarinetista, cantante y showman.

Heroicidades y otras hazañas (primera entrega)

¡Qué grande!


En una ocasión, a mediados de los sesenta, los Martin [Dean Martin y su tercera esposa Jeanne Biegger] ofrecieron una fiesta en casa por su aniversario de bodas. Decenas de personas en esmoquin y trajes de gala acudieron para celebrar el evento con la pareja. Había mucha comida, mucha bebida y buena música. Algunos invitados bailaban alrededor de la piscina. Poco después de las once de la noche, unas sirenas de la policía llegaron desde lo lejos. Sonó el timbre de la puerta. Jeanne trató de que su marido abriese, pero al no encontrarlo, Sinatra se ofreció para hacer las veces de anfitrión. «¿Algún problema, agentes?», les preguntó. «Hemos recibido una queja por el volumen de la música y las voces. Tendrán que suavizar el tono o terminar la fiesta.» Dado que Jeanne le había comentado que allí estaban todos sus vecinos, Frank preguntó quién había puesto la denuncia. «Nos han pedido que no revelemos su identidad.» «¡Eh, amigos, están hablando conmigo!», se impuso el artista. «Pues verá, señor Sinatra, para serle totalmente franco, la llamada se realizó desde esta misma casa.» Frank no necesitaba saber más. «¡Maldito hijo de puta!», musitó mientras cerraba la puerta.
Subió a saltos los peldaños de la escalera y abrió de golpe la puerta del dormitorio de Dean. «Hola, socio, ¿qué tal va eso?», saludó éste desde la cama, en pijama, mientras saboreaba una galleta. En el televisor se desarrollaban las aventuras de la familia Cartwright en su rancho de Bonanza. «¿Qué tal va? - respondió enfurecido Frank -. ¿Has mandado a la policía a tu propia fiesta?» Dean se incorporó y tragó para poder hablar claro. «Mira, esa gente ya ha comido, ya ha bebido, se ha divertido de lo lindo. Pues bien, ya pueden largarse a casa. Mañana tengo que levantarme temprano.» «Loco bastardo», se despidió Frank.

Javier Márquez. Rat Pack. Viviendo a su manera.

Si puedes oírme, no te vayas


Acabo de ver Gran Torino así que, tal vez, no sea un buen momento para escribir. Las películas de Eastwood, como todas las cosas enormes, hay que rumiarlas, procesarlas, pasarlas por el tamiz de la resaca y, sólo después, vomitarlas.

Acabo de ver Gran Torino y ando secándome las últimas lágrimas y limpiando la saliva de las sonrisas arrancadas, entre el agridulce y el amargor de un susurro.

Es verdad que tengo que rumiar, procesar y pasar por el tamiz de la resaca antes de vomitar las sensaciones vividas en esta ruleta rusa que sólo los genios son capaces de construir desde el otro lado de una pantalla.

Pero dicen (lo dice Él/Clint) que ya no volveré a encontrarme un Walt Kowalski/ Harry Callahan/ Robert Kincaid/ Bill Munny en la pantalla/altar. Por eso, además de por un coche del 72, he llorado a moco tendido mientras Eastwood volvía a regalarme ese pellizco en las entrañas...

Pd. Por favor, Clint, no me hagas esto.

Tal día



Tal día como ayer - como escribían antes los periódicos serios - de hace cincuenta años, siete tipos decidieron salvarme la vida.

Ya sé, quizá ellos no sabían que le salvarían el equilibrio a una europea -española para más señas- cincuenta años después. Es lo que tienen los genios, que mientras garabatean que le tienen miedo a la limpiadora con una cicatriz en la mejilla o construyen con colores fríos a una mujer sola en una cafetería, no pueden imaginarse lo mucho que llegarán a hacer con esas improvisaciones. Por eso siempre he desconfiado de los/las que se creen genios adelantados a su tiempo. Siempre acaban siendo estafadores aduladores de su propio falo -que para más inri, resulta ser en exceso anodino, maloliente e insípido.

También sé que empiezo a resultar pesada con el dichoso Kind of Blue. Pero últimamente no me dejo caer demasiado por este espacio y hoy tenía que volver, aunque sólo (dicen ahora en la RAE que no acentúe este sólo y me duele la vista sólo de pensarlo) sea para recomendar un paseo por este magnífico especial.

Pd. Algún día debería contaros cuánto han hecho por mí los amigos de Tomajazz.

Una gran cita


Ya tengo las entradas. De acuerdo, no es jazz. Pero aquí estamos para hablar de la Música con mayúsculas (ésa que nos hace levantarnos cada día de la cama, ésa que nos dibuja una sonrisa en las caderas, ésa que nos hace seguir en el camino).

Al fin y al cabo, tampoco es jazz muchas de las maravillas que me han salvado la vida (tantas veces).

Uno de mis dioses (me/nos) dijo una vez que tienen uno de los shows más potentes que ha visto en su vida.

Así que el 5 de junio estaremos coreando...

Cause I'm back
Yes, I'm back
Well, I'm back
Yes, I'm back
Well, I'm back, back
(Well) I'm back in black
Yes, I'm back in black

Shadows

Siempre me gustaron las sombras de manos.

Cuando era pequeña, le pedía a mi abuelo que me hiciera un conejo en la pared, o una gaviota sobre el mar, o un hombre pensativo encima del cabecero de mi cama.

Siempre encuentro un motivo para acordarme de él, de su boina a medio lado, que no intentaba imitar al Che sino a un hombre con poco pelo y demasiadas horas bajo el sol.

Tengo una nueva compañera de trabajo que me ha regalado una preciosidad esta tarde. Y ya sabéis que no me gusta quedarme estas cosas para mí sola...






Más motivos...

Tiene 3,8 milímetros de estatura y late como una fiera.

Mi hermano me va a hacer tía y, de paso, una de las mujeres más felices sobre la faz de la tierra. En cuanto pulse el botón "Publicar Entrada", me voy a poner a escoger canciones para grabarle su primer cd de música.

Por cierto, felicidades, Toño y Marisa. Os quiero mucho.

Ampliación a "cosas que me hacen feliz"

Ayer hablaba en el meme de algunas cosas que me hacen feliz. Olvidé nombrar a Hernán Casciari. Con sus palabras en Espoiler, a menudo, me dibuja una sonrisa en las entrañas. Del mismo modo que lo hace la voz rota de Satchmo o los dedos infinitos de Bird, Casciari hace que algunos días se arreglen cuando parecían condenados al fracaso. Hoy, incluso, me ha hecho reír a carcajadas después de un día horrible de nieve, atascos, resbalones y frío. Sólo por eso, merece que le diga, del único modo que se me ocurre, un gracias enorme.

Pd. Os dejo el motivo de las risas desparramadas hoy.




El primer meme de 2009

Mi querida Ana, a la que a veces le guiño un ojo desde este lado del mundo, me ha dejado un regalo. Nada más y nada menos que una excusa para escribir. Y eso, en estos tiempos que (me) corren, es un regalo enorme.

Me pide que siga un meme. No tengo nada que objetar. De hecho, hasta me divierte.

Va por ti, preciosa.

1- Nombra el blog que te ha concedido el premio.
Una mujer que podría ser un sueño (muy felino)

2- Enumera seis cosas que te hagan feliz.

La música, pero no toda. O a lo mejor sí es toda pero el problema reside en que llamamos música a cosas que no lo son. Vaya usted a saber, Doña Ana.

El séptimo arte cuando merece ser llamado arte. Algunos fragmentos me han hecho pasar de la carcajada al puro llanto feliz.

Mi sobrina, sobre todo cuando me hace una caída de párpados de las suyas.

Algunos alumnos. Hace unas semanas leí una de las evaluaciones que hacen cuando se van y las cosas que alguien había escrito sobre mí hizo que me pusiera a llorar como una tonta. Entonces, H. se levantó y vino a abrazarme. H. también me hace feliz. (Aunque ya no vaya a estar en mi día a día, shit!!!)

Esas tareas cotidianas. Cocinar con un disco de Nina Simone. Leer una biografía de Rat Pack. Fumarme un cigarro mientras veo Los Soprano (gracias, Reyes Magos). Beber una copita con una película atronándome las vísceras(gracias a mi nuevo YSP).

El Hombre cuando vuelvo del trabajo y me abre la puerta a besos. Cuando levanta la vista del ordenador y me regala una ñoñada. Cuando se pone lascivo y cuando tiene pinta de marido descuidado, con una camiseta rota, unos calcetines viejos y la barba de tres días. Hasta en ese momento, es el hombre más atractivo del mundo.

3- Y por último, escoge a cinco amigos que sigan pasando el premio.

Jácaras Reales. Aunque fue con su otro blog con el que me enamoré perdidamente de él.

Bourbon Street. Porque me excitan.

Boogaloo Corner. Porque vuelve poco a poco y con eso mis días son mejores.

Retales de Jazz. ¿Por qué nos has abandonado? I need you

Cine Poesía Jazz. Porque hace el blog que me gustaría hacer a mí.


Hasta la próxima.