Nina Simone


Una noche, mientras dejábamos que la ciudad nos alunara, Erradizo me espetó, en mitad de los resuellos de una caminata hacia la Gran Vía, “¿tú crees que Nina Simone es jazz?”. Lo soltó así, entre la inocencia y la crueldad.

Desde entonces, cada vez que escucho a la Simone, me vuelve la pregunta de Erradizo. La analizo, intento encontrar la palabra que defina su música y, una y otra vez, lo dejo por imposible. Y yo qué sé qué es Nina Simone. Es jazz. Pero también es blues. Y también funk. Y también todo lo que ella quiera ser. Es el eclecticismo con piernas. Es grito, es susurro, es silencio, es orgullo, es la Simone.

Yo creo que, en ciertos ambientes, cuando suena su nombre, aún se siente el miedo o el respeto. Nunca fue una mujer fácil. Era de sobra conocido su carácter excéntrico, temperamental. Fue arrestada por evasión de impuestos y hasta circula una leyenda negra que asegura que le disparó a un vecino porque no la dejaba concentrarse.

Vengo de comprar el número dos de la colección de jazz de El País. Es un libro-cd maravilloso. Lleno de anécdotas, de fotografías en las que no encuentro a la Nina salvaje y pasional. Pero, para compensar, trae el álbum Diva, con una portada pasada por Photoshop para darle un aire a lo Warhol (que seguro que así venden más periódicos y discos). Y está lleno de canciones que andan pululando por el olimpo de las obras maestras. Trae “Mississippi Goddam”, trae “See-Line Woman” y un par de canciones, que en la voz y los ovarios de la Simone, tienen que sonar como una pistola cargada dispuesta a ser disparada: “Love Me Or Leave Me” y “Don’t Explain”, que siempre relacioné con la voz etérea y exquisita de la Holiday.

Y sigo sin saber responder a la pregunta que aquella noche me hizo Erradizo. En palabras de ella misma: “Jazz es un término de los blancos para definir la música negra. Yo hago música clásica negra”. Ahí queda eso. Quien tenga valor de enfrentarse a la Simone, que le conteste. Yo, por si acaso y desde este rincón, me limitaré a escucharla y venerarla.

10 comentarios:

Manolo dijo...

Yo, si me lo permites, creo que el jazz no es un estilo, sino una actitud del oyente. Con lo que tu puedes hacer lo que ten venga en gana, que jazz será si el que lo escucha así lo decide, y si no será lo que sea. En cualquier caso, el que lo hace, o lo interpreta hará lo que quiera, y mientras sea libre en su ejecución, a nosotros ¿que más nos da?. Dale otro trago y otra calada y disfrutemos.
Besos. Por cierto, vas a ganar guapa!

Anónimo dijo...

Alegría siempre de verte en plena forma, Olvido.

De hecho voy a empezar a comprar El Pais para hacer la colección, y mira que espantan ciertas cosas de las huestes de Polanco

Aceptando mis limitaciones no voy a ser yo quien os de un concepto de lo que es jazz, siendo además un asunto tan sencillo y la vez tan complejo (yo lo concibo como una melodía, un ritmo, pero insisto en mis limitaciones).

Y bueno al grano: Llevo tres días intentando votar en la revista 20 minutos y no me deja, ¿entiendo entonces que sólo puede votar los que tengan un blogg?

Saludos como siempre desde Cádiz, y de paso Feliz Tamborrada para todos aquellos que se puedan acercar por Donosti.

Bern dijo...

Aprovecho estos comentarios, para felicitarte por tu blog, y decirte que te he votado para el concurso 20minutos.

No te preocupes por el intercambio de votos, Fernando, que es profesor mío, ya me ha votado el otro día! (Jeje, monté el blog gracias a el!)

Así que nada, un saludo desde aqui y enhorabuena de nuevo por el blog,

Saludos!

vayeciyos dijo...

genial Nina Simone, genial el jazz. Muy bonita la cabecera con la historia del "jass it up, boys!", muy bueno el blog, felicidades.

saludetes de http://relacionespublicadas.blogspot.com

Carlos V.M. dijo...

Interesante cuestión. Pues no, posiblemente la música de Nina Simone en su mayor parte no sea Jazz. Y no lo es ni en su concepción -la improvisación nunca fue un eje central de su música- ni en su forma -fue mucho más alla de la estética propia del Jazz, habiendo estado más cerca del Funk, Soul...

De todas formas, su voz era imponente y sus interpretaciones sobrecogedoras. Su música y su personalidad trascendieron todos los estilos y etiquetas, algo así como Sinatra, Tom Waits... artistas inclasificables.

Era "simplemente" Nina Simone.

Un saludo y qué el Jazz y Nina Simone nos acompañen!!!

Olvido A. dijo...

Manolo: totalmente de acuerdo, no te añado ni una coma. Siempre una calada más y siempre un trago más. Por cierto, creo que eres excesivamente optimista. No voy a ganar, pero se trata de ir a la fiesta esta. Yo te estoy votando, a ver si quedas entre los finalistas. Nos espera una buena juerga.

Gaditano: efectivamente, sólo se puede votar si tienes un blog inscrito. C'est la vie! Pero muchas gracias por tu apoyo (y haz la colección, que mola un montón)

Bern: igualmente. Y ánimo con el blog. Ahora, ya sabes, a actualizar con periodicidad toca.

Vayeciyos: pues muchas gracias. Eres bienvenido. Nos vemos

Carlos V.M: Que no te oiga la Simone. Si ella quiere ser jazz, quiénes somos nosotros para decirle que no lo es. Tom Waits, que es dios, también tiene sus temas jazzeros. De lo que no cabe duda es de que era grande esta tipa, muy grande. Besos

pequeñoIbán! dijo...

Puede que tu no encontras las palabras pero ella desde luego lo hizo. Lo cierto es que aparte de esa definición del jazz me fascina aun más la rotunidad de la pregunta

Un gran blog el que acabo de descubrir

Bern dijo...

Hola, si si gracias por tu comentario en mi blog!

Intento sacar una noticia al día como minimo, de ese modo estoy subiendo bastante la cuota de visitas.

Yo sigo votandote, la verdad es que vas primera en la categoría de música, asi que la cosa no va mal!

Saludos!

Aaron dijo...

Cómo me mola el nuevo diseño!!! Esto ya se sale de madre, Olvi, vaya currada. Me muero de envidia (sana), pero te está quedando niquelado.

Settembrini dijo...

Coger un tema jazzistico como Love or Leave me, y transformarlo en un homenage a la música barroca y especialmente a JS Bach, es en esencia jazz.
Tengo diferentes versiones de esta canción, pero la de Nina esta la primera de mi lista particular. A mi manera de ver, lo que hace Nina no es Jazz standard, pero es improvisación, libertad, busqueda, por lo tanto, Jazz.