De buen rollo

Manolo me dijo una vez (o quizá lo lei en su magnífico blog) que no le merece la pena derrochar el tiempo hablando de lo que no le gusta. Por eso, él aprovecha su espacio para escribir sobre aquello que, de alguna manera, le pone. Es una filosofía muy sabia. Y siguiendo su consejo, este año no voy a hablar del Festival de Jazz de Madrid. El día del juicio final ya arderán juntos en la hoguera sus organizadores (y les acompañarán, para que no sientan la angustia terrible de la soledad, otros muchos señores de los que hoy, siguiendo el consejo de buen rollo de Manolo, no voy a hablar).

Llevo ya unos cuantos días tomando aire y expulsándolo tántricamente. Se trata de una terapia de choque para no coger el kalasnikov del armario y empezar a matar al personal involucrado en el pseudofestival. Y de momento, ya he conseguido que me acrediten para ver gratis lo que me interesa. Así que tampoco ha dado tan mal resultado eso de soplar y resoplar. A partir de ahora, compaginaré mis odios y amores entre el blog y la revista Sólo Rock. Y es que, a pesar del adverbio, detrás de ella hay una gente estupenda que han ido creciendo gracias al tesón y al trabajo bien hecho. Por eso, además de Rock, Heavy, Pop, Cine (y lo que se precie), van a cubrir Jazz. Ahí entro yo, con una sonrisa tatuada en las caderas y muchas ganas de poner mi granito de arena (y de paso, no pagar los 35€ que pretenden robar esta gente por entrada y por concierto).

Quizá por ello mi buen rollo, quizá por eso que he decidido no darles la cera que se merecen. Después de todo, si ellos quieren creer que organizan un festival, dejémosles ser felices en su ignorancia. Y a los jazzeros honestos, siempre nos quedará asomarnos a las ventanas de San Javier, Vitoria y San Sebastián. Aunque sólo sea para sentir de cerca un festival de verdad y no una excusa chic con la que juntarse en la foto.

Pero no quiero terminar este post con un párrafo envenenado. Por eso, voy a dejaros con un discazo que me compré ayer por menos de nueve euros. Es de los Jazz Crusaders. The Festival Album: Recorded Live At The Newport and Pacific Jazz Festivals - 1966. Sé que parece tramposa la recomendación, pero no pretendo hacer ninguna comparación. Como decía al principio, hoy estoy de muy buen rollito.

4 comentarios:

Erradizo dijo...

¡Cachís! me voy a tener que gastar más dinero en otra revista... me alegra leerte de nuevo guapa, te debo una llamada.

Musus

Manolo dijo...

La verdad es que el otro día, después de ver la programación del festivalillo, estuve a punto de escribir algo sobre la basura que me parecía. Pero respiré hondo, hondo el humo de mi pitillo, conte has 3.546, y escribí sobre Camarón, que me pone más.
Si puedes y te acreditan, vete a ver a Pee Wee Ellis que era Trombón de James Brown y ha tocado on muchísima gente. Seguro que bailais. Y mola que el Jazz te haga bailar, no?

josé miguel dijo...

Aquí en Zaragoza City programan dos días a Van Morrison para salvar económicamente el festival (al escandaloso precio de 55 euros!!!!!!). En todos sitios cuecen habas. También hay una Noche Piazzolla (que a mí me encanta, dicho sea de paso) Ay, menos mal que nos queda Herbie Hancock o Joe Lovano.

Besos y felicidades a ritmo de rock.

Olvido A. dijo...

Erradizo: la revista es online (velo por tu monedero). Y sí, me debes una llamada, yo a ti un par de regalitos que andan cogiendo polvo en mi casa y nosotros una copa al ritmo de un buen concierto.

Manolo: No puedo verlo porque ese fin de semana voy a mi sur a presentar en sociedad a El Hombre... Pero espero que me acrediten a los demás buenos. Total, no son muchos. :) Besines

José Miguel: Piazzolla está en el olimpo de los dioses, así que no te lo pierdas. ¿Cantarán "Moriré en Buenos Aires"? Creo que la cantaba Mina. Tremenda... Y sobre el ciclo de cine francés... Hay cositas. Besitos