Desde la playa


Tengo un correo electrónico que contestar. Hace un par de semanas, de pronto, alguien se coló en la bandeja de entrada para arrullarme los mimos que necesitaba. No es el primer mail que recibo gracias a este blog. En unas semanas, se cumplirá un año desde que entré por primera vez a este mundo de jass, cine y demás pasiones/vicios. Y, en estos meses, de tanto en cuando recibo una muestra de cariño que no me merezco, que no me pertenece y, de pronto, me siento tan c'est si bon...

Escribo esto desde un ciber café de la playa, que es ese paraíso que no nos pertenece a los urbanitas de Madrid y que, sin embargo, sentimos atado a nuestra piel como el instinto de la maternidad o el de la patria, algo abstracto e intangible que está ahí sin saber cómo ni por qué.

Os escribo esto desde la playa, desde una playa nudista a la que El Hombre me trajo por primera vez hace unas semanas. Era junio y yo aún arrastraba los complejos de mujer débil, bajita, rellenita y absurda. Los sigo arrastrando, claro. Pero, de pronto, me encuentro en pelota picada, rodeada de desconocidos que también son bajitos, también tienen barriga y les parece absurdo que a mí me dé vergüenza enseñar mis pechos o mis estrías. Así que apuro un cigarro, en mi Mp3 suena My Funny Valentine en la mágica e inmortal trompeta de Miles, miro a un niño que pasea, con total naturalidad, junto a sus padres desnudos. Miro a El Hombre, que lee El País y no entiende muy bien qué está pasando en El Líbano. El Hombre es una persona entrañable que no ha perdido su humanidad ni en las obras de la M30 ni en los titulares de El Mundo. Me inspira ternura y la trompeta de Miles me acurruca en este paraíso de sol y desnudez. Y, entonces, me acuerdo de que tengo un mail abrumador que contestar. Me acuerdo de lo afortunada que soy. Me acuerdo de que el jazz está ahí aunque ya no haya trabajo. Y, entonces, me siento otra vez muy c'est si bon...


Pd. Iré a Mojacar uno de estos días, a un club de jazz llamado Jazz Life (como el libro de fotografías de William Claxton que miro en la Fnac con envidia) a comprar unos vasos, labrados con los nombres de Miles, de Billie, de Trane... donde tomar mis fabulosas copas de Brugal con Coca cola. Sobra decir que estáis invitados.

9 comentarios:

josé miguel dijo...

Disfruta tú que puedes

Y besos al natural

Erradizo dijo...

Joooo que envidia.

Y yo aquí en este infierno....ya voy teniendo mono de un concierto contigo.

besitos varios

Manolo dijo...

Ole!!

Besos

speedtriple dijo...

Como esa zona ya la conozco, dentro de dos semanas iré a retozar a las calas nudistas de Mazarrón, un poco más allá (mirando desde acá).
¡Qué gustito de sol, aire y mar para esas partes del cuerpo condenadas el resto del año a un oscuro y apretado ostracismo!
Que lo disfrutes...

Antonio Alay dijo...

hola Olvido: que vidorrrra: bien merecida, claro!
No has de perderte los relatos de este taxista chileno, disfrutaras!
http://darkcar.blogspot.com/
Yo he llegado de Marrakech hace tres dias tras pasarme 6 noches de placer el la ciudad roja; proximamente publicaré en el blog las imagenes y el relato sobre esta experiencia.
Un abrazo!!!
Yo ando por Almuñecar con mis chavalillos, sangrias y paellas, y algunas noches de ciberespacio junto a un triple whisky.
Besoss!

Anónimo dijo...

sobra decir que quiero fotos de esos vasos, mientras, me tomo uno a tu salud, desde las playas del sur... feliz verano.
jazz palabras y whisky in person

telmo dijo...

Oye, pues yo que te veo muy bien, y no me refiero a tus desnudeces, que esas no puedo comprobar, sino a lo que escribes. Si señora, c'est si bon... Pero no te olvides ponerte crema. Ya sabes, todo va más suave con un poco de jazz. No?

Un gustazo verte así.


Saludos escandinavos

Mailena dijo...

El mejor punto de vista es el de uno mismo, no el de los demás, y si te ves bien...todos lo harán. Por cierto, yo te veo estupenda también, sigue disfrutando.

Y gracias por descubrirme un lugar nuevo del que desconocía su existencia.

Saludos!

Olvido A. dijo...

José Miguel: la playa nudista apenas duró unos días. Ahora ando acabando mi mes Máster de cine. Ya os contaré... Besos, naturalmente al natural.

Erradizo: yo también tengo mono y opciones, ya te cuento. Además, ya sabes que tengo una cosita para tu pequeño descendiente. Besotes.

Manolo: olé tú. Besosssss.

Speedtriple: lo disfruté, pero siempre sabe a poco. Te debo un mail. Besos.

Antonio: un día me tengo que pasar por tu estudio, secuestrarte y echarnos unos rones jazzeros, que ya va tocando, ¿no? Por cierto, tú tampoco te pegas mala vidorra :) Besosss

Jazz, palabras y whisky: para el aniversario (del blog) Besos de summertime.

Telmo: gracias por no abandonarme del todo. Tenemos que reanudar correos suecomadrileños. Besazos, lindo.

Mailena: gracias a ti, siempre. Y no dejes de perderte por Vera, que es un paraíso de los de verdad. Sólo falta un club de jazz, que lo montaré yo cuando me harte de Madrid y emigre definitivamente a la desnudez del mar. Besos