El dulce piano de Camilo



Michel Camilo es uno de los mejores pianistas de jazz latino. Es elegante y, cuando toca, se le nota ese espíritu de Nueva York, esa compostura que se le contagia a todos los que se van a vivir a esa ciudad. Michel Camilo también es un tipo de carácter alegre y cariñoso, y también se le nota cuando se sienta ante el piano. Camilo, además, ama el jazz clásico, pero también sus raíces latinas. Camilo mezcla su infancia de ritmos latinos con su admiración por Art Tatum y Oscar Peterson y con el respeto por Chopin o Debussy y, después, se sienta, mira al piano con dulzura y le arranca un sonido seductor, adulador y exquisito.

A Michel Camilo le vi un día en la Fnac. Presentaba un disco y ofrecía un pequeño recital. No había mucha gente, porque la gente normal prefería, por esos días, apostar ante el televisor si ganaría Rosa o Bisbal. Recuerdo que, cuando vi a aquel hombre, pequeño, afable, con una tierna timidez en su acento dominicano, sentí ese buen rollo que despiertan ciertas personas que te cruzas por el mundo. No sé si me entienden. Pero, de pronto, sin saber por qué, ves a una persona y te nace una tranquilidad deliciosa.

Aquel día fui a ver a Camilo porque quería ver al hombre que me había acompañado tantas noches cuando, para escribir, me ponía de fondo el "Spain", en el que trabaja a dúo con el guitarrista flamenco Tomatito. "Spain" es un disco excelente. El título lo coge del tema de Chick Corea, que abre el disco. Bésame Mucho, el Love Theme que Camilo compusiera para Two Much, la penosa película americana de Trueba... Flamenco, Tango, Jazz se suceden en este trabajo en el que no hay un piano y una guitarra, como dos elementos diferentes. Ambos se fusionan con una delicadeza magistral. Ni la guitarra acompaña al piano, ni el piano lo hace a la guitarra. Es un disco en el que los dos instrumentos funcionan como el líder cantante que no hay (y ni falta que hace)

Leo que Michel Camilo y Tomatito van a grabar "Spain Again" y tengo muchas ganas de que llegue. Yo no sé si todo el flamenco-jazz me gusta. Probablemente haya temas que me horroricen, igual que hay cosas, como las que ha hecho Paco de Lucía, que me dejan en un éxtasis entre lo místico y lo sexual. Pero lo que sí sé es que Michel Camilo me gusta. Y también me gusta cómo suena su piano cuando Tomatito acaricia la guitarra. Y, por último, también sé que ahora, mientras "Spain" suena cerca de este teclado de ordenador, me siento muy a gusto, muy tranquila, muy feliz, muy satisfecha... Igual que aquel día, cuando sin saber por qué, el pianista me transmitió una confianza y admiración inexplicables.


Escuchando Spain, de Michel Camilo y Tomatito

2 comentarios:

Erradizo dijo...

Michel Camilo es una de mis debilidades. Los primeros discos de Jazz que busqué eran de Michel. En el 2004 lo vi en Galapjazz con Tomatito, fue un concierto memorable. Recuerdo que empezó Tomatito solo, luego Michel Camilo solo, y cuando se juntaron... que os voy a contar.

Por cierto, mi canción favorita de ese disco es "Para Troilo y Salgán".
El disco entero merece este post tuyo. Besos

Olvido A. dijo...

Muchas gracias, Erradizo.
Yo tengo unos cuantos discos fetiches, de esos que buscas como una loca si no están donde deberían estar. Lo haces porque, en ese momento, necesitas escuchar ese disco y no otro. Y éste, desde luego, es uno de ellos.
A ver cuándo sale "Spain Again".
Besucos