Insomnio y Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal



Son las seis y media de la madrugada y acabo de ver por enésima vez "Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal" (Midnight in the Garden of Good and Evil). Dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por John Cusack, Kevin Spacey, Jude Law, Alison Eastwood (la hija actriz que siempre sale en Trivial Pursuit y a la que nunca recordamos).
Se trata de una película de Clint Eastwood que no me canso de ver. Ya he hablado aquí del "último" director clásico. Ya he hablado de lo mucho que me gusta su forma de contar historias, su elegancia al enfocar la cámara, su estética musical...

Como esta noche tocaba insomnio, pasada la una de la madrugada, puse "Space Cowboys", película de Eastwood sobre cuatro viejetes que son mandados al espacio. Lo que pretende ser una comedieta fácil y comercial, acaba llevando su sello, aunque sólo sea por la banda sonora jazzera. Y es que sólo se le puede ocurrir al gran Clint Eastwood. No deja de parecer una coña que se musicalice una película de astronautas con "Fly Me to the Moon (In other words)" en una versión de Frank Sinatra y Count Basie. Y, sin embargo, al terminar la cinta, no podía parar de canturrear el tema. Se me ha metido en la sien.

A eso de las tres y media de la madrugada, seguía con los ojos abiertos como platos. Busqué entre mis películas y finalmente me decidí por una del mismo director, Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal, una de mis cintas favoritas.

A lo largo de dos horas y media, desfilan ante el televisor una serie de personajes esperpénticos de Savannah. Una vieja bruja de vudú, un hombre que pasea una correa sin perro, un nuevo rico homosexual, coleccionista de arte, una travesti amante del escándalo, un ocupa que antaño fue abogado,... Y como Eastwood es quien firma la cinta, la banda sonora se nutre de temas de Johnny Mercer, que se convierte en un "personaje" más de la película por haber nacido en Savannah. Mercer fue un vocalista y compositor de jazz que tiene, entre sus más "conocidas" hazañas, el haber compuesto junto a Henry Mancini el impresionante "Moon River" de "Desayuno con Diamantes".

Así que estamos ante una película de "personajes", con una estética sencillamente acojonante, con una fotografía mágica, un guión muy bien hilado, con dos horas y media que no llegan a cansar ni en un solo instante... y llena de jazz. Son las siete menos cuarto de la madrugada. Sigo sin tener sueño. Tengo el Fly me to the Moon grabado en la sesera. Hacía tiempo que no se me quedaba tan buen sabor de boca. En noches como ésta, recuerdo por qué quiero dedicar mi carrera académica al séptimo arte. Y es que el cine, el buen cine, a veces está a la altura del mejor de los amantes. Además, el buen cine nunca te deja a medias, ni te pone los cuernos, ni te monta una bronca absurda.

Sé que debería dormir. Pero creo que me voy a poner música, me voy a tumbar en la cama y esperaré a que los ojos se me cierren plácidamente, ensimismados aún en los fotogramas de "Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal" y de los temas de Johnny Mercer.

Pd. En una parte de la película, el personaje de John Cusack, escritor enviado a cubrir una fiesta de Navidad, le dice a su agente por teléfono: "Aquí la gente pasea cadenas sin perro, la gente bebe y va armada todo el tiempo. Me quedo. Nueva York es aburrido". Así que habrá que plantearse añadir Savannah a mi lista de lugares para perderse una temporada.

4 comentarios:

El Selenita dijo...

Y yo te acompaño, eh? Que me gustan los paisajes del lugar... y algunas de las fiestas que se organizan.
Besos

cineconjazz dijo...

Merecido el homenaje a Johnny Mercer. A Eastwood esto de los homenajes en sus películas parece que le gusta, porque en Los puentes de Madison se lo rinde al cantante Johnny Hartman, esa voz de barítono que hizo un maravilloso disco de baladas con John Coltrane, llamado así, Ballads.

Un beso

cineconjazz dijo...

Rectifico y pido perdón. Me di cuenta del error consultando con la almohada. El disco de Hartman y Coltrane se llama "John Coltrane y Johnny Hartman", y es del 63. El disco "Ballads" era sólo de Coltrane y su cuarteto, y es del 62.

Al César lo que es del César.

Olvido A. dijo...

El Selenita, estaré encantada de viajar con usted.

Cineconjazz, muchísimas gracias por el dato (y su correspondiente rectificación). Habrá que poner a trabajar a la mula.